viernes, 27 de febrero de 2009

NUESTRA LUCHA ESTÁ EN LA CALLE




Las luchas sociales tienen como marco y han tenido siempre como marco la calle, los colegios, los institutos, las universidades y los trabajos. No hace tanto que no existían las nuevas tecnologías y no existía ni siquiera el spray, l@s compañeros hacían las pintadas con brocha y hacían plantillas con cartulina. Las nuevas tecnologías sirven como complemento, sirven para la difusión y el contacto con la gente, un contacto fácil y rápido (demasiado fácil quizás).

Pero no hay que olvidarlo, el impacto se provoca en la calle, donde se ponga un buen cartel, pegatina, panfleto, pancarta o manifestación, okupación, cinefórum, debáte, y todas las armas sociales que nos ofrecen las luchas de antaño fruto de la experiencia, que se quite la red de redes.
Y esto viene a raiz de que hoy en día es sumamente fácil acceder a un blog, crear un blog, crear un foro, recolectar información, etc... por lo que no debemos caer en la apatía de: "pulse aquí para ser anarquista", repito que es demasiado fácil, pero ahi no está la lucha. los espacios en internet sirven como una herramienta excelente de difusión y de contacto, hasta puntos que antes eran impensables, pero la lucha, la lucha de verdad está en el ejemplo y en construir nuestro mundo que tanto anhelamos, construirlo poco a poco, ir aumentando una red social formada por núcleos funcionales autogestionados de forma anarquista e interconectar esos núcleos entre sí, el ejemplo y la creación se dan en la calle.

domingo, 22 de febrero de 2009

¿Qué es un Ateneo Libertario?

El ateneo libertario, surge de la tradición educativa del anarcosindicalismo, especialmente en el movimiento obrero de España. Su proliferación, especialmente durante la Segunda República Española, se vio favorecida en buena parte por la carencia de infraestructuras educativas oficiales para la clase trabajadora; en muchos casos tenían locales propios o utilizaban las infraestructuras de los sindicatos.

Los ateneos surgen como asociaciones culturales y se convirtieron en una escuela para miles de personas sin recursos para poder pagar una enseñanza privada, o que no deseaban someterse a las lecciones de la pública. Además el ateneo libertario se convierte en un lugar de encuentro y confraternización entre las gentes del barrio o pueblo donde se localizaba, y era un foco de difusión de las ideas libertarias, mediante: sus boletines informativos, edición de libros y panfletos, excursiones al campo, conferencias, teatro, debates, clases de esperanto y bibliotecas de libre acceso; promoviendo así un estilo de vida y de pensamiento acorde con las ideas libertarias que preconizamos, y que entendemos como medio para la construcción de un mundo nuevo: solidario, igualitario, fraternal, libre y justo.

Uno de los principios de los ateneos libertarios en lo económico es la autogestión, es decir el rechazo a recibir subvenciones de entidades públicas, sustentándose así sólo de las cuotas de sus miembros y partícipes, y de actividades para recaudar fondos. Tenemos bien claro que las subvenciones no significa que te dan dinero, tenemos claro que significa que te compran.

Actualmente siguen existiendo multitud de ateneos libertarios, especialmente en España, donde se siguen realizando: actividades sociales, culturales, políticas, sindicales, ecológicas y diversos talleres (enseñanza de castellano para inmigrantes, manualidades, teatro, poesía, software libre, jardinería, educación afectiva) y otras funciones: comedores populares (la mayoría vegetarianos o veganos), senderismo, conciertos, etc.

La necesidad de moverse.

Hoy en día muchas son las opiniones que se tienen del anarquismo y muchas son las opiniones infundadas por los medios de comunicación y la propaganda capitalista que al movimiento anarquista se le ha venido haciendo desde el principio.
Pocos o muy pocos son los que de verdad conocen la ideología anarquista y muy pocos los que saben qué es lo que supone verdaderamente.

Por eso nace el Ateneo Libertario "La Revuelta", para que las personas que lo deseen encuentren un espacio desde el cual conocer el anarquismo, conocer como se consigue autogestionar la sociedad sin que ello suponga un caos, al contrario.
Un espacio donde aprender y debatir, donde experimentar el placer de organizarte en solidaridad con tus compañer@s y de forma asamblearia, sin dirigentes ni dirigidos, y un espacio desde el que cordinar todas las luchas que sean necesarias, formándonos en las prácticas anarcosindicalistas.

La necesidad que tenemos de movernos, de organizarnos, de autogestionarnos, de formarnos y de luchar; es la misma necesidad que ha movido a los pueblos a lo largo de la historia a mejorar, a evolucionar.
Salud y anarquía.