jueves, 12 de noviembre de 2009

¿LUCHA? EN INTERNET

Internet se está convirtiendo en un fin en si mismo
para las luchas sociales y se utiliza cada vez menos
como un medio, lo que originalmente fue. En los
últimos años están cogiendo mucho auge
determinadas convocatorias y campañas sociales que
sólo se mueven a partir de Internet y rara vez tienen
presencia en calle.
Este tipo de “militancia virtual” tiene mucho que ver
con la vida que nos impone el capitalismo. Por un
lado se desechan las labores de difusión tradicionales
(carteles, pegatinas, pancartas, pintadas…) que, sin
duda, aunque sean necesarias, conllevan más
esfuerzo. Colgar cosas en Internet es tan sencillo
como apretar un botón. Inmediatez y falta de
movimiento, desde un planteamiento individualista,
lo hace uno sólo y no necesita de asamblea ni debate
para hacerlo.
No se puede sustituir la difusión en la calle por la de
Internet, entre otras muchas cosas, porque para
llegar a más gente, y por tanto crecer en la lucha, es
necesario seguir teniendo presencia en la calle ya que
las webs “del rollito” las suelen ver las mismas
personas. Cierto es que Internet permite ver
rápidamente convocatorias por personas de
diferentes lugares en poco tiempo, pero renunciar a
la calle por determinadas comodidades que nos
brinda el mundo moderno es una retroceso claro.
En los últimos años el poder nos está arrebatando la
calle: ordenanzas “cívicas” para evitar la propaganda,
aumento de servicio de limpieza con funciones para
eliminar propaganda subversiva, aumento de multas,
de controles policiales cuando estás haciendo labores
de difusión, potenciación de la propaganda
empresarial y comercial… La nueva urbe la están
convirtiendo en un conjunto de barrios (sin vida de
barrio) donde la incomunicación, el miedo y el
mercado mandan. No podemos dejar que nos
arrebaten de esta manera la calle, el medio
tradicional de difusión y acción de les libertaries,
entre otras cosas, porque es el lugar donde se
desarrolla la acción, tenemos que saber movernos
por ella hábilmente y para eso hace falta práctica.
No es casualidad que nos quieran arrebatar la calle,
hay unos claros intereses de dominación, porque
saben que es el mejor medio de difusión y el menos
controlable. Sólo la organización y la acción directa
nos harán ganar esta batalla para demostrarle al
Estado que la calle no es sólo de elles, porque
cuando lo sea, estaremos bien jodides. Dentro de
este contexto hay que analizar que papel juega en
todo ello Internet y, sobretodo, nuestra actitud hacia
la red.
Hemos llegado a un punto de tontería tal que no es
necesario realizar asambleas, reuniones, debates,
búsqueda de acuerdos….(base del funcionamiento
ácrata) para sacar convocatorias y campañas adelante
En ocasiones se cuelgan convocatorias por una
persona –algunas de ellas fantasmas- en la red y
parece que ya esta todo hecho. Unas pocas incluso
tienen éxito y llegan a ser multitudinarias, lo que
demuestra que se ha ido creado una “cibermilitacia”,
generalmente muy joven, que responde a este tipo
de esquemas y planteamientos de “difusión”
hartamente peligrosos para la supervivencia del
movimiento libertario. Personas que, posiblemente,
no participan de ninguna organización grupal, ya no
digamos de Federaciones o estructuras con una
organización grande y asentada, pero que son
capaces de “participar” en actos predeterminados
por aquellos que están detrás de una exagerada
confianza en la red y sus posibilidades en detrimento
de la lucha en la calle.
La “lucha” sólo en Internet tiene peligros que
conviene apuntar:
-Como hemos dicho la perdida de presencia en la
calle, la cual, una vez perdida, es muy difícil
recuperar. Esto nos encierra en un mismo círculo y
nos aísla de la sociedad (la gente que este al margen
y quien no conozca esas webs nos verá aún más
como bichos raros). Conviene recordar que no todo
el mundo tiene Internet ni tiene porque tenerlo, ni
pagar a multinacionales para usarlo. Convocando
sólo por Internet además de dejar al margen a
muchas personas sin posibilidad de informarse,
obligamos, en cierta manera, a usarlo a aquelles que
no quieren y/o no pueden.
-Se fomenta la inmediatez, que tiene como
consecuencia la falta de reflexión, planteamiento
¿Lucha? en Internet
5
conjunto y horizontal, para sacar convocatorias
adelante, realizando campañas consecutivas por y
para todo, sin saber muy bien porque y cómo.
Contribuye a fortalecer algo que venimos criticando
y detectando en la amalgama de grupos anarquistas
desde hace tiempo: la falta de análisis, estrategias,
métodos y finalidades claras para poder ser
protagonistas de una transformación social
anárquica. Esta manera de entender la lucha
anarquista tiene siempre el mismo resultado: la
tendencia a las modas. Las modas se desvanecen de
un plumazo, no tienen base ideológica, ni práctica
real, ni continuidad en el tiempo, son un lastre para
la lucha revolucionaría.
-La incapacidad de autogestionarse: Internet es
relativamente barato, para hacer campañas y
convocar actos a través de la red no es necesario
tener local, ni muchos medios. Sacar carteles,
publicaciones, pegatinas y comprar diverso material
de difusión es mucho más caro (pero necesario). La
autogestión conlleva un esfuerzo que Internet
“ahorra”. Como consecuencia se pierde la
costumbre de autogestionarse para algo fundamental:
tener medios y recursos para sacar proyectos
adelante y defendernos ante la represión. Se nos
olvida lo que es la autogestión y sus prácticas, algo
también muy necesario.
-El negativo relevo que les dejamos a les jóvenes:
estamos habituando a las nuevas generaciones (que
son el futuro de la lucha) a este tipo de prácticas, lo
cual es hartamente negativo. Sabrán hacer un blog,
usar un teclado, intranet, webs, editar, programación,
escribir en foros y un largo etcétera de “frikeces”
varias. No sabrán hacer pancartas, cola, pintadas,
acciones varias, construir infinidad de cosas… ser
autosuficientes y menos dependientes del poder,
aspecto imprescindible, coherencia necesaria, para
que el anarquismo crezca. En ese aprendizaje
tenemos que ver mucho nosotros, en los medios que
trasmitimos y practicamos con la juventud libertaria.
Algunos ejemplos demuestran mejor que nada a que
nos referimos cuando hablamos de práctica errónea
en Internet: el surgimiento del “movimiento” por la
vivienda digna (que fue a través de la red) de cuya
debilidad y reformismo hemos visto claros ejemplos.
La difusión en Internet por parte de infinidad de
okupas y colectivos de actos de los que no se saca ni
un cartel, ni nada que pueda tener repercusión en la
calle. O el continuo bombardeo –más bien
nostálgico- hacia la “autonomía obrera” presente en
la red, sin existir ningún conflicto laboral de esas
características en la actualidad, a pesar que tanto se
prediquen estas tesis en la virtualidad.
Ejemplos más llamativos son la convocatoria en
Internet, el pasado abril de 2008 de un “Bloque
Negro” en la manifestación de CNT (se ve que
somos sólo rojes) para el 1º de Mayo en Madrid,
bloque que no se llego a hacer. La difusión de
convocatorias y campañas tipo “May Day” (Negrí y
sus acólitos son fans “number one” de la red). La
convocatoria en Madrid de “La noche en negro”. La
convocatoria de una huelga general a través de
correos electrónicos para el pasado 15 de Junio de
este año por el encarecimiento de los precios, ¿quién
quiere asambleas de trabajadores teniendo mail y un
teclado?... Luego nos enteramos que detrás de esto
estaban grupos de extrema derecha, y es que el
anonimato, no verse las caras y la falta de afinidad
deriva en cosas como estas. El apoyo de manifiestos
virtuales “conjuntos” que todo el mundo firma
aunque ni si quiera se lo hayan leído, ni se impliquen
realmente en lo que firman. En general la infinidad
de noticias, actos y campañas que se ponen al mismo
nivel que las que son reales cuando las hay que no lo
son… Incluso una persona puede inventarse noticias
y colgarlas en la red, la excesiva credibilidad que se
le ha otorgado a este medio hará el resto...
Les policías y les fascistas ya se están aprovechando
de esta evidente debilidad para inventarse sus
propias noticias en “nuestros” medios, generando
confusión y represión. Por eso aprovechamos para
decir a quienes hacen las páginas de
contrainformación que se planteen lo que cuelgan, lo
contrasten. Les animamos a que difundan sólo
aquello que tiene un respaldo social real y una
presencia en la calle cierta.
No queremos decir con el presente texto que no vale
para nada Internet y que no hay que utilizarlo, no
venimos a soltar arengas primitivistas. Venimos a
cuestionar el lugar, casi divino donde todo son
ventajas, en que se le ha colocado. No es así, la red
también tiene inconvenientes, algunos ya los hemos
señalado y hay muchos más que no entramos a
nombrar por no aburriros.
Criticamos, así mismo, la actitud que están tomando
les anarquistas frente a internet, donde el espectáculo
(“luchas” virtuales en vez de reales) de la red y la
“ilusión necesaria” generada por el poder hacia el
ciberespacio ha calado en elles (o en nosotres) sin el
6
aspecto crítico hacia las cosas que siempre ha
caracterizado al anarquismo. Sólo entendemos las
ventajas de Internet, y las webs de
contrainformación, dejándolas en un segundo plano,
volviendo a poner la calle y los locales -que se dejan
de frecuentar por el uso abusivo que se hace de la
red- como protagonistas de la difusión. La realidad
(no la ciber-realidad) tiene que se el motor de la
acción. El federalismo, la organización conjunta, la
vida en los locales, el debate, las ideas, los acuerdos,
las asambleas, la búsqueda de una realidad sociolaboral,
la acción previa reflexión y puesta en común,
deben seguir siendo el centro del anarquismo.
Usamos Internet para colgar una convocatoria que
ha sido acordada por una asamblea, que ha sido
sopesada y previamente difundida en la calle. Es
decir, Internet es un medio más (y no el mas
importante) a tener cuenta para llegar a más gente
pero nunca puede ser el único. Recomendamos la
sana costumbre, que practicamos, de poner primero
la propaganda en la calle –y no de manera
testimonial sino con presencia abundante- antes de
colgar las convocatorias y noticias en la red.
¡Viva el anarcosindicalismo!
¡Viva la anarquía!
Anónimo

Extraido de "El Fuelle" nº 3 (órgano de expresión y combate de la Federación Ibérica de Juventudes Anarquistas)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La necesidad de moverse.

Hoy en día muchas son las opiniones que se tienen del anarquismo y muchas son las opiniones infundadas por los medios de comunicación y la propaganda capitalista que al movimiento anarquista se le ha venido haciendo desde el principio.
Pocos o muy pocos son los que de verdad conocen la ideología anarquista y muy pocos los que saben qué es lo que supone verdaderamente.

Por eso nace el Ateneo Libertario "La Revuelta", para que las personas que lo deseen encuentren un espacio desde el cual conocer el anarquismo, conocer como se consigue autogestionar la sociedad sin que ello suponga un caos, al contrario.
Un espacio donde aprender y debatir, donde experimentar el placer de organizarte en solidaridad con tus compañer@s y de forma asamblearia, sin dirigentes ni dirigidos, y un espacio desde el que cordinar todas las luchas que sean necesarias, formándonos en las prácticas anarcosindicalistas.

La necesidad que tenemos de movernos, de organizarnos, de autogestionarnos, de formarnos y de luchar; es la misma necesidad que ha movido a los pueblos a lo largo de la historia a mejorar, a evolucionar.
Salud y anarquía.