martes, 27 de octubre de 2009

¿TOTALITARISMOS? ¡¡¡NI FASCISTAS NI COMUNISTAS!!!

La curiosidad me pica cuando alguien usa palabras como violencia y demagogia, sectarismo y lucha, pero nadie lo define ni lo justifica, no se atreven a justificar con suficiente fuerza su uso.

Unidad antifascista proclaman algunxs, lucha conjunta, provocación por parte de los anarquistas. Para mí, anti-estatista, provocación es ver banderas castellanas, catalanas, aragonesas, vascas, irlandesas, palestinas, cubanas, bolcheviques, republicanas españolas... para mí provocación es ver camisetas de Stalin, Lenin, Lluis Companys, división 43, de la URSS... ¿cuántos revolucionarios han muertos en las manos de esa calaña? Yo tengo que respetar a quien lleva camisetas de nuevos estados que quieren crear, o de famosos estados de asesinos de anarquistas.

Hablan de que el libro “La traición de la hoz y el martillo” es anticomunista, dicen que se ríe de los que murieron luchando y combatiendo al fascismo, algo que no tiene ni pies ni cabeza, ¿a caso son capaces de decir un sólo párrafo del libro que diga eso? El libro es un recuerdo a los que hicieron la Revolución, oprimidxs que colectivizaron las tierras y las fábricas, y critica duramente a quienes destrozaron las realidades revolucionarias. Cómo sois tan miserables de comparar a la gente que como Ascaso entre tantxs otrxs murieron en el frente, con la columna Carlos Marx que iba por la retaguardia machacando las colectivizaciones aragonesas, en el frente no habían armas, y esos vampiros iban armados hasta los dientes por las calles de Barcelona. Piden respeto para Lenin y Stalin, famosos asesinos de anarquistas, y que a Makhno nadie le recuerde, que tuvo que acabar huyendo a Francia y malviviendo por esas tierras con la dificultad del lenguaje. Es un homenaje a quien ha escrito desde el corazón y las barricadas, no desde una postura aburguesada.

Creéis que queréis libertad de expresión, y lo que queréis es imponer lo vuestro. Habláis de respeto y juzgáis un libro por su título, y nos tildás de fascistas demostrando la bipolaridad limitada que tanto fomenta el cristianismo, bueno-malo, lo que no es comunismo definido a vuestra forma es fascismo... pero la bipolaridad es absurda, los nacional socialistas son anticapitalistas, y no por ello tengo que mantener ningún respeto hacia ellxs. La unidad se proclama con las realidades diarias, con el esfuerzo y las ilusiones de las personas, pero lo más importante, por el camino al que quieren llegar.

Pues bien, que sepáis que las ideas no son bipolares, tienen muchas vertientes y muchos matices, ya dentro del anarquismo hay varias tendencias: comunismo (Kropotkin), colectivismo (Bakunin), mutualismo (Proudhon), o una propuesta que no se define en la anteriores como la que proponía Malatesta, primitivismo (Zerzan, T Kandzinski), individualismo (Stirner)...

Había un cartel y un lema que decía: “EL FASCISMO SE CURA LEYENDO”, pero se queda corto, lo que debería decir es “La libertad de pensamiento se consigue leyendo y madurando con humildad y sentimiento revolucionario”.

Nosotrxs, frente a ediciones de libros como el Manifiesto del Partido Comunista mostramos indiferencia, aunque ese libro no respete a los ácratas, simplemente sabemos que no tiene fundamento revolucionario y ya creemos que cae por su propio peso. Vosotrxs que os creáis mitos y héroes, que abusáis de la cara del Che y la comercializáis, ¿nos habláis de coherencia?


Ni dios, ni amo, ni estado.

Extraido de CNT Madrid

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La necesidad de moverse.

Hoy en día muchas son las opiniones que se tienen del anarquismo y muchas son las opiniones infundadas por los medios de comunicación y la propaganda capitalista que al movimiento anarquista se le ha venido haciendo desde el principio.
Pocos o muy pocos son los que de verdad conocen la ideología anarquista y muy pocos los que saben qué es lo que supone verdaderamente.

Por eso nace el Ateneo Libertario "La Revuelta", para que las personas que lo deseen encuentren un espacio desde el cual conocer el anarquismo, conocer como se consigue autogestionar la sociedad sin que ello suponga un caos, al contrario.
Un espacio donde aprender y debatir, donde experimentar el placer de organizarte en solidaridad con tus compañer@s y de forma asamblearia, sin dirigentes ni dirigidos, y un espacio desde el que cordinar todas las luchas que sean necesarias, formándonos en las prácticas anarcosindicalistas.

La necesidad que tenemos de movernos, de organizarnos, de autogestionarnos, de formarnos y de luchar; es la misma necesidad que ha movido a los pueblos a lo largo de la historia a mejorar, a evolucionar.
Salud y anarquía.