lunes, 19 de octubre de 2009

No es lo mismo.

Y es que es verdad, no es lo mismo antifascista que antifascismo. No es lo mismo antimilitarista que antimilitar.

Es decir que no es lo mismo estar en contra de la policía como organización, como institución, que estar en contra de todxs y cada unx de lxs mader@s. No es lo mismo estar en contra de la industria armamentística y en contra de la institución militar que estar en contra de todxs y cada unx de lxs militares. No es lo mismo estar en contra de....

Por que fíjense lo que cambian los comentarios y ciertos planteamientos desde una u otra postura:

-Antifascista: esos fascistas de mierda, cabezas huecas, cerdos, hijos de...

-Fascista: esos rojos de mierda, cabezas huecas, cerdos, hijos de...

-Persona que está en contra del fascismo: el fascismo es una corriente de pensamiento autoritaria y coercitiva que roba a los individuos su libertad para imponer por medio de la violencia una forma de organizar el Estado, por tanto yo, como persona que ama la libertad y piensa que el ser humano si no es libre no está completo, NO estoy a favor del fascismo, que es lo mismo que decir que estoy en contra. La mejor arma para evitar el fascismo es ser autosuficiente y eso incluye el estar informado, cultivado, por lo tanto la mejor herramienta contra el fascismo es la cultura.... etc, etc, etc...

¿a que cambia?

y no, ... no es lo mismo.

Unx más.

2 comentarios:

  1. y si en lugar de anti-algo fueramos pro-loquesea
    cambiaría aún más.

    ResponderEliminar

La necesidad de moverse.

Hoy en día muchas son las opiniones que se tienen del anarquismo y muchas son las opiniones infundadas por los medios de comunicación y la propaganda capitalista que al movimiento anarquista se le ha venido haciendo desde el principio.
Pocos o muy pocos son los que de verdad conocen la ideología anarquista y muy pocos los que saben qué es lo que supone verdaderamente.

Por eso nace el Ateneo Libertario "La Revuelta", para que las personas que lo deseen encuentren un espacio desde el cual conocer el anarquismo, conocer como se consigue autogestionar la sociedad sin que ello suponga un caos, al contrario.
Un espacio donde aprender y debatir, donde experimentar el placer de organizarte en solidaridad con tus compañer@s y de forma asamblearia, sin dirigentes ni dirigidos, y un espacio desde el que cordinar todas las luchas que sean necesarias, formándonos en las prácticas anarcosindicalistas.

La necesidad que tenemos de movernos, de organizarnos, de autogestionarnos, de formarnos y de luchar; es la misma necesidad que ha movido a los pueblos a lo largo de la historia a mejorar, a evolucionar.
Salud y anarquía.